sábado, 25 de octubre de 2008

Por fin... Por fin

Pues por fin llegó el día de la Graduación de los Inside 2008, y con ella, la Presentación Oficial del Club. Una tarde que llevaba semanas deseando... y temiendo también.

La tarde empezó como una de esas famosas comedias de la tele… a la carrera. De la pelu a casa y de ahí a la universidad en un tiempo récord de 60 minutos. Comida a medio vestir, taxi esperando en la puerta a medio pintar. Y a escasas dos manzanas de la universidad, la revelación: llevaba encima la cámara de fotos, pero no la pila. Mierda, mierda, mierda… un segundo y medio de pánico, y como siempre en estos casos, la resolución: un par de llamadas a algunos Xinitos fueron suficientes para resolver la carencia. Pero qué cabreo…

Allí en la universidad, los nervios, en crezendo desde la vista de la primera cara Xinita, hasta que por fin dieron la orden para que nos sentáramos. Y ni siquiera ahí pararon. No lo voy a negar, siempre he querido dar un discurso en representación de alguno de los grupos en los que he estado metida, pero por alguna extraña circunstancia, la oportunidad quedaba en una pequeña nube de humo que acababa por desvanecerse, volviendo a dejarme en segundo plano. Por eso los nervios. La necesidad de hacerlo BIEN. Porque esta vez era mi momento. El mío… y el de nadie más. Y quería que fuera grande. Así que subí con paso decidido los 4 escalones hasta el atril, olvidándome de todo lo que me rodeaba… hasta que allí de pie, frente a todos, levanté la mirada y vi a todos mis compañeros, mis amigos, mi familia. Entonces el silencio siguió allí, sólo roto por el latir de mi corazón, que rebotaba contra mis oídos. Recuerdo que pensé: “Por fin. Éste es el momento” mientras una sonrisa se dibujaba en mi cara. Los nervios, ésos no cesaron hasta que acabé. Pero allí arriba, mientras las palabras de mi discurso fluían y escuchaba las risas cómplices de mis compañeros, me sentí tremendamente orgullosa.

Pero allí no acabó la tarde. Todavía quedaba la sonrisa satisfecha de A. al escuchar su agradecimiento; y mi charla con el Representante del Ministerio de Educación Chino durante la entrega de diplomas. Que me olvidara de saludar al Sr. Álvargómez, me riera a carcajadas con el video recopilatorio (lleno de fotos mías y hechas por mí) y que me nombraran por segundo año consecutivo Caballero de la Orden del Inside…

… Y la Presentación oficial del Club. Parece mentira que haga un año ya que me embarcara en esta gran aventura. Mucho más que por fin lo hayamos presentado al público… aunque ahora la sensación que me embarga es la de un leve vértigo. Por lo que pasará. Por la duda imposible de ignorar de si tendrá éxito o no… ojalá sí que lo tenga. Porque a parte de mí, que soy bastante joven en enrole al barco del Club, muchos son los que llevan dando el callo desde hace mucho tiempo, y sería una pena que todo ese trabajo fuera tirado por la borda…

El Presi hizo una breve presentación durante la Graduación para contar un poco a los allí presentes qué objetivos persigue el Club, y en qué hemos estado enfrascados todos estos meses. No voy a negar que me sentí tremendamente halagada con las varias menciones que me hizo durante el discurso. Incluida la de que “la Directora de Publicaciones, Agnes, es ésa a la que oís reirse en tercera fila”. Otra vez más, un orgullo y una satisfacción sólo descriptible por un calor muy acogedor se instalaron en mi cuerpo.

Por fin… por fin. Éste es mi momento. Atrás queda que mi madre me grabara durante todo el discurso sin darle al rec, o que aún no haya conseguido ni una foto decente mía durante el discurso, tapada como estaba por el cartel de la Universidad que estaba por el micrófono.

Por fin… Por fin.

No hay comentarios :