domingo, 8 de junio de 2008

Ella es el partido

A veces parece que a una se le acumulan los planes de cine... y lo digo literalmente.

Anoche, y como lo prometido es deuda, quedé con Sad Eyes para ir al cine a ver la última de Clooney, que había ganas de verla y prometía mucho.

Y eso... que prometía. Porque, siendo absolutamente sincera (sopena de que Sad Eyes me cuelgue de los pulgarcitos), aunque la película me gustó, porque entretenida es, la verdad es que es bastante floja. La historia va como sigue: George Clooney interpreta a Dodge Connolly, un encantador futbolista (de fútbol americano, esto es, o Rugby, como aquí se conoce) con mucho desparpajo decidido a alejar a su equipo de las peleas en bares y llevarlo a estadios repletos de espectadores. Siendo un equipo prfesional, la realidad es que su situación es mucho, pero que mucho más precaria que la del fútbol universitario, y eso es algo que quiere cambiar. Cuando pierden a su patrocinador y la misma liga está a punto de sucumbir, Dodge convence a una estrella del fútbol universitario y supuesto héroe de guerra, para que se una a su equipo, con la esperanza de que esto ayude a que la gente se fije en el deporte, pues el chiquillo arrastra a las masas.

Una vez dicho esto, me permitiréis que haga una sugerencia a mi amadísimo George: Clooney, querido, dedícate a actuar y deja a los profesionales del gremio que hagan lo que saben, que es dirigir... porque a tí se te da bastante mal.

Me explico: como comedia romántica... bien. Algunos gacs graciosos y listo. Pero la historia es inconexa, un poco lenta a veces, y demasiado acelerada otras, como si de pronto Clooney se hubiera dado cuenta de que corría el reloj y poco habían avanzado. En fin... que más bien sosita. La salva ese careto fabuloso del protagonista, que donde va triunfa, incluso anunciando café. A la Zelbeber... como no la trago ni en general ni en particular (me ponen negra sus mohínes y morritos cansinos), la dejaré fuera del mix.

¿Me aventuraría a recomendarla... no sé..., no sé.
.

No hay comentarios :