domingo, 18 de mayo de 2008

With love...

Hacía tiempo que no nos juntábamos con Gon Law & BA, así que cuando la Futura Registradora nos convocó anoche a las 21:30 en la puerta de With Love, sincerely, I couldn't say no. Not that I would, anyway. Lo gracioso es que el día anterior le había dicho a mi madre que estaba segura de que acabaríamos yendo aquí. Jajajaja, en serio que a veces hasta yo misma alucino con mi semi-brujería.

Sevilla no vino, que para eso marchó a su tierra, a la Registradora se le olvidó mi CD de Gossip Girl y a mí, los cereales de Gon. Estamos hechos los unos para los otros. Pero al lío...

El sitio, me gustó bastante. Un poquito más High profile de a lo que los Insiders me tienen acostumbrada, que para eso aún no ganan un sueldo. Pero fenomenal. Situado en la calle Alcalá 90, With love es un restaurante de fusión asiamericana, con influencias de la cocina escogida de grandes urbes como Nueva York, Singapur o Tokio. Así que... os podéis imaginar. Para los que hayan estado... algo así parecido al Tiki Grill.

Muy rico todo, y las raciones, grandes. Nada que ver con esos raquíticos platos de degustación de a 30€ de los sitios modernos. Yo me decanté por un wok de carne y verduras que estaba bastante bueno. Trato estupendo y educado (algo que, lamentablemente, está en declive), ambiente del que gustan los entendidos decir que es cool y relajado. Y al lado de mi casa. ¿Se puede pedir más? Si queréis más información alguien ya se ha encargado de hacerle una buena crítica, acompañada de fotografías en la siguiente dirección: PULSA AQUÍ.

Conversación agradable con los chicos, y de todo un poco, como siempre. Gon viajará este verano a tierras londinenses, y en otoño, a Dijon de Orgasmus. La Registradora y una servidora compartimos dudas sobre China. El Frikiclub al que Gon y yo pertenencemos también tuvo su ratico. Y en otro orden de cosas, fue agradable que por fin alguien entendiera a qué me dedico y no lo reduzca a una tontería de curro -gracias al Seminario de Marketing por eso (más cariñosamente conocido entre los que hemos asistido varios años como El Seminario de los Lunes al Sol)-. De vez en cuando relaja el poder habar de algo que no sean las finanzas, la consultoría y los fondos de inversión. De los horarios de prostíbulo laboral. Que quien te escucha, lo entienda. Que te hagan preguntas y que, cuando preguntas si estás aburriendo a la audiencia no sólo no te digan que sí, sino que además ofrezcan comentarios a lo que cuentas. De verdad... es tonificante.

Después de la cenita y de un espléndido postre, de asegurar al camarero que no pasaba nada porque nos dijera que si podíamos marcharnos para que entrara el segundo turno (lo azorado que estaba el chico, pidiéndonos disculpas una y mil veces), dieron las 12 y, cual Cenicienta, mi calabaza en forma de taxi me llevó a casita a dormir.
.

No hay comentarios :