miércoles, 16 de abril de 2008

Solos ante la cobardía moral de Occidente...

Procastineando un poquirrinín en el trabajo a una hora de salir, navegando por los periódicos digitales (que son de las pocas páginas que no nos tienen capadas), me he topado con un artículo que me ha dado que pensar.

Últimamente (y de forma desgraciada, también) recibimos noticias desde las lejanas tierras del Tíbet. Las noticias son breves, y sobre todo -y debido a la represión-, incompletas desde el momento en que ocultan una horrible realidad a la que se está viendo sometido el pueblo tibetano y que el gobierno chino está tratando con todas sus fuerzas de tapar. Sin embargo, y salvo honrosas excepciones, la Comunidad Internacional parece estar parada viendo el espectáculo tan denigrante al que todas estas inocentes personas están siendo sometidas. Nadie dice nada salvo desde el momento en que una estrella de cine parezca relacionarse con el tema. ¿Qué diablos nos pasa? Dirigentes de todos los países deberían estar poniendo el grito en el cielo ante tan lamentable forma de pisotear los Derechos Humanos. Pero bueno... os dejo con el artículo.

DAVID JIMÉNEZ desde Bangkok

25 de marzo de 2008.- El Tíbet volverá pronto a ser la causa olvidada de siempre, su tierra ocupada noticia cuando Richard Gere se fotografíe con el Dalai Lama o Brad Pitt se decida a protagonizar la secuela de Siete Años en el Tíbet. Pero mientras todavía nos acordamos un poco de los tibetanos, cuando aún queda algún telediario dedicándoles unos pocos segundos entre las peleas políticas de siempre y el fútbol, es tiempo de preguntarnos por qué no importa el Tíbet.

¿Qué deben hacer los tibetanos para que un presidente occidental, sólo uno, hable en su favor y denuncie la represión que viven? ¿Romper su resistencia pacífica y volar discotecas llenas de adolescentes como hace el terrorismo islámico?

¿No merece ninguna atención que los tibetanos lleven cinco décadas sin devolver el golpe, no importa cuántos de sus hijos vayan a la cárcel, cuántos de sus templos sean sustituidos por burdeles, cuántas veces sean humillados en su propia casa?

¿Va a seguir guardando silencio la mal llamada 'comunidad internacional' mientras Pekín sitia el Tíbet, expulsa a periodistas y testigos y toma la región con decenas de miles de tropas, llevando la oscuridad al Reino de las Nieves?

¿Qué debe hacer el Dalai Lama, líder espiritual de millones de budistas y legítimo representante del Tíbet para ser recibido por un presidente occidental (Angela Merkel aparte, la única que ha tenido la valentía de hacerlo)? ¿Por qué el mismo Aznar que no tuvo problemas para entrevistarse con Gaddafi se negó a recibir al líder de millones de budistas? ¿Por qué el mismo Zapatero que habla de Alianza de Civilizaciones le ignoró en su última visita? ¿Es acaso posible que, en su desesperación, los tibetanos agradecieran incluso un poco de la retórica vacía de nuestros dirigentes, que sintieran arropados por ella?

¿Dónde están los políticos que con justicia denunciaban la brutalidad del régimen birmano cuando aplastaba a los monjes en Rangún el pasado septiembre? ¿Dónde los que celebran la emancipación de Kosovo, con una historia como nación independiente mucho menor que la del Tíbet?

¿Hasta cuándo condicionará Occidente su postura ante la dignidad de otros pueblos en función de los Airbus, las Coca-Colas o los Chupa-Chups que pueda venderles? ¿Hasta cuándo la cobardía moral de quienes claman por los Derechos Humanos sólo allí donde su denuncia carece de coste, callando en lugares donde existe la promesa del beneficio comercial?

¿A cuál de esos líderes europeos que hoy callan les importa que los tibetanos hayan sido convertidos en una minoría discriminada en su propia tierra, que sus pies tengan que ser amputados tras huir de la represión a través de la nieve en una larga odisea a través del Himalaya o que sus monjes sean torturados en cárceles chinas? ¿A cuál?


No hay comentarios :