domingo, 27 de abril de 2008

Resacosa pero con ganas de cine...

Ayer, después de llegar a casa a eso de las 4 de la tarde después de la convención, me tiré a la bartola en el sofá con ansias de recuperar fuerzas. Enchufé el satélite y decidí por unanimidad conmigo misma vegetar hasta la llegada de una hora lo menos yayu posible de recoger mi cuerpo serrano e irme a dormir. Pero nada de esto ocurrió. Me tiré a la bartola, sí, pero un mensaje de las Inside Girls me hizo plantearme la posibilidad de ir al cine, y como que no pude resistirme. Plan tranquilo, compañía agradable, y peli de mi amado Matthew eran una oferta difícil de rechazar. Así que fui. Cómo estaría de cansada que las niñas se extrañaron de mi silencio… confiaban en que tan pronto las viera empezaría a contar cosas de la convención. Cosa que no ocurrió. Conté cosas, sí… pero en low-profile… necesito más de 1 hora y media de sueño para ser mi auténtico yo.

Total, que eso… nos fuimos a ver la nueva peli de el güenorro de Matthew, “Como locos a por el oro”. Lo pasamos bien, pero hay que reconocer que la peli es cacota total. Sí, no os engañan vuestros ojos, he escrito cacota total al referirme a una peli de Matthew, y no, no es que me haya vuelto loca (aunque algunas fotos de la conve, estoy segura, refutarán esta teoría). Es que no hay por donde cogerla… no tiene argumento, y desde luego, está a años luz de “Como perder a un chico en 10 días” o “Planes de Boda”, que sí que me encantaron.

Ni siquiera Matthew es merecedor del gasto esta vez… y mira que eso es difícil, señores, pero así es la vida. Pobriño se nos ha pasado algo más de 3 pueblos con el gimnasio, y su cuerpo ya no es lo que era. No me extrañaría que en breve se pusiera a anunciar anabolizantes para estrellas de cine, de lo abultadito que se nos está poniendo. Qué decepción… qué incorrección. MATTHEW, VUELVE.

Así que no os dejéis engañar por el hecho de que este post se encuentre bajo el epígrafe “recomendaciones de Agnes”. Lo que realmente significa esta vez, es que os recomiendo que no vayáis a verla. Vuestro bolsillo os lo agradecerá.

No hay comentarios :