lunes, 7 de abril de 2008

Prueba de vida...

Tengo esta teoría: El Corte Inglés ha secuestrado la primavera, y no piensa soltarla hasta que paguemos el rescate a base de compras en los "8 días de Oro". Lo de este fin de semana, ha sido una prueba de vida... prueba de que la tienen, a la primavera, digo, pero no la soltarán hasta que compremos. De ahí las lluvias torrenciales y el bajón de temperaturas de hoy. No me miréis así... soy consciente de que es una idea descalabrada (mi jefe incluso me ha preguntado qué me había fumado), pero la verdad es que tiene todo el sentido del mundo.

En otro orden de cosas... hoy estoy contenta. ¡¡Uno de los clientes que llevo ha dado señales de vida!! tan impresionante ha sido el momento, que muchos compañeros han manifestado abiertamente su envidia ante tan alegre acontecimiento. Lo malo es que la ociosidad relativa se ha convertido desde su mail en un estrés absurdo de preparación, al menos hasta el día de la reunión... que no ha caído en semana de convención de milagro. En fin... tocará apretar. ¿Y si fusilo la presentación que iba a hacerles y que nunca fue? (en su lugar, me tocó reponer a golpe de taconeo) no sé... ya veremos.

Un lunes más... y me he enterado que a un amigo le han mangado el coche. Menuda cochinada... ha emitido un anuncio institucional via e-mail, pero lamentablemente, me da a mí en la nariz que no vuelve a ver el coche. O lo ve, pero tras una visita a las Barranquillas, lo cual es tremendamente peor. En cualquier caso, cochinada monumental, engorro absoluto, y disgusto considerable. Pobriño...

Y hablando de todo un poco… el ordenador de mesa de mi casa ha muerto, otra vez. Esta vez es culpa del interruptor de encendido, lo que nos hace pensar que la cosa tendrá arreglo… pero no soñemos, que luego pasa lo que pasa. Lo malo es que, como siempre en estos casos, el servicio técnico muestra horarios incompatibles con el del común de los mortales, cerrando en fines de semana y a lo largo de la misma a partir de las 5 de la tarde. Que m expliquen como el españolito medio de a pie, con jornada laboral de 8 horas, puede hacer las pruebas que le piden si no está en casa. En fin. Al menos son agradables, lo cual ya es un hito histórico, de por sí.

No hay comentarios :