martes, 12 de febrero de 2008

La fuerza de la gravedad...

El montaje de esta mañana del mueble ha ido bien. He llegado a la oficina con un cansancio más allá de lo socialmente recomendable, pero bueno... es lo que tiene el trabajo a veces.

Eso sí, me he tenido que levantar a las 5:30AM. Tan temprano que ni siquiera estaban puestas las luces de la calle, y como soy así, y me pone el frío, he decidido subirme los 15 minutos de caminata hasta el metro andando, para que ese frío golpe de la mañana que tanto me gusta acabara de despertarme a tan inhóspita hora.

He llegado temprano, encima... y me ha tocado esperar media hora en la intemperie (con el frío que hacía) hasta que mi jefe se ha dejado caer por allí. Ni que decir tiene que nos hemos tomado un café bien calentito antes de pasar al centro comercial... que andaba yo ya que no sentía las manos. Lo siguiente, historia: meeting con las chicas de la fuerza de ventas-desmontaje del mueble aniguo-montaje del nuevo. Total de horas invertidas: de 7AM a 10:30AM que hacen un total de... ¿cuánto? 3 horas y pico.

Ni os imaginais el cansancio. Cuando me he sentado en la silla de la oficina reí que no podría levantarme en todo el día... me dolía hasta el alma, y los muslos ni os lo cuento porque no me creeriáis.

Pero ha merecido la pena por ver las caras de todos al llegar al curro en vaqueros... y mis queridas Converse.

C'est la vie...

1 comentario :

Natillitas dijo...

Puff... creo que ese día, a la hora que tú te levantabas, me acostaba yo... he tenido el sueño cambiado con esto de los exámenes.

Besitos