viernes, 7 de diciembre de 2007

Un Cosmopolitan, por favor...

En el episodio “El Sexo y el campo”, Carrie Bradshaw va a un drive-through y de manera divertida pide “una hamburguesa, unas patatas grandes y un cosmopolitan, por favor”

Para muchas mujeres jóvenes, como la que suscribe, “Sexo en NY” representa lo que ser una joven mujer de éxito significa: vivir en una gran ciudad como Nueva York y atravesar durante sus días por terribles citas y peleas entre amigas, clubs fabulosos y tiendas fantásticas, además de increíbles días de risas con amigas y algún que otro hombre que nos robe el aliento (y que se quede, al final). Su protagonista, Carrie, personaje con el que me siento más identificada, tiene como bebida de firma el Cosmopolitan. A medida que este fantático programa ganaba éxito y adeptos (confieso que mi padre es uno de ellos), también lo hacía el Cosmopolitan.

Ahora que la serie ha acabado (y que todos los fans andamos comiéndonos las uñas esperando al estreno de la película, que ya se está grabando en NY, mientras reponemos nuestros DVD una y otra y otra vez), los Cosmopolitans significan Carrie Bradshaw para muchas de nosotras. Es una bebida de moda y sofisticada que nos hace sentir como tal cuando la pedimos.

En fin… que yo anoche después de ir al cine con Leo, me dejé arrastrar por ella al bar del Bernabéu. ¿Y si nos vamos allí y nos tomamos un cocktail, tipo Sexo en NY?. A pesar de que la carta ofrecía apetitosas ofertas, el Cosmo nos llamaba desde el cartón. Una mirada a Leo, una sonrisa pilla. Confieso que me dejé arrastrar al instante… nunca lo había probado (como sí hice con el Flirtini en el Rainbow Room del Chrysler), y me moría de ganas, así que me dije ¿y por qué no?

Un ratico después, con la bebida ya formando parte de la historia y un puntillo bastante simpático (las palomitas de hacía 2 horas no fueron suficientes para empapar), me alegré cantidad de haberlo pedido… desde ahora me cambio al Cosmo.

Dejo aquí la receta, por si me invitáis a vuestra casa y queréis echaros unas risas.

¿Cómo prepararlo?

En la coctelera, depositar unos cubitos de hielos, verter 4 cl. de vodka, 2cl. de licor de naranja (Triple Sec, Grand Marnier cordón rojo o Cointreau), 2cl. de zumo/jugo de arándano rojo y unas lágrimas de lima. Sacudir a fondo, filtrar y servir en vasos altos de Martini sin hielo. Decorar con una fina rodaja de lima.

Un Cosmopolitan, por favor!!

2 comentarios :

Matiu dijo...

Pues tendré que tomarme uno de ésos para la próxima vez porque el que me tomé con fresas espachurrás no era espirituoso,fíjate sí no lo quiero ni recordar que ni me acuerdo ya del nombre,lo que espero es poder olvidar también el precio,que 7 € por eso...aparte de eso, el sitio era curiosete y la compañía lo mejor,encantado de conocer a Leo,volver a ver a Lucía y actualizar nuestras vidas.

Inés,hoy estabas especialmente guapa,que no te lo diga no quiere decir que no lo piense ;)

Bueno,que lo pases muy bien mañana en el Cirque du Soleil,no sabes la envidia que me das,me encantó 'Alegría', el último espectáculo,y seguro que éste no falla.

Besos.

Matiu

Agnes dijo...

Muchas gracias por el piropo, majo...

Yo también lo pasé fenomenal anoche. Creo quehemo decubierto el sitio ideal para tomar la primera copa antes de ir de farra en plan serio a otro sitio.