lunes, 2 de julio de 2007

Yo no soy de la generación perfecta...

Hoy estoy contenta porque se me ha dado bien lo de madurar. Antes de comer he logrado culminar con éxito el estudio de toda la teoría para la Reválida, aunque he de confesar que el último tema, el de las fuentes de energía, se ha visto reducido enormemente. Más que nada porque repiten los 3 problemas en materia energética internacional unas 3 veces por hoja… y son 12. Yo con la primera vez me bastó, así que…

Esta tarde, tengo grupo de creatividad. Volveré a encerrarme junto a otras mentes pensantes y creativas para hacer un poco el loco y, de paso, hacer una lluvia de ideas para la empresa en cuestión, que todavía no tengo ni la más remota idea de cuál es. Ya sé lo que me va a decir alguno… que a casita a estudiar la Reválida… pues mira, va a ser que no. Que para eso llevo estudiando 8-9 horas diarias todos los días desde hace una semana… además, así me desfogo, me da el aire, hago un poco el moñas sin ningún motivo aparente y, de paso, me pagan… porque me van a dar un chequecito de 80 eurines a final de la tarde que me va a venir que ni pintado para darme un capricho… (acepto sugerencias, por cierto, pero tienen que encontrarse en los límites de lo que ofrece ése gigante de la distribución tan castizo que es ECI, sí, sí… el del triaungulito verde).
Y ahora… el NoDo (de No Doy crédito a lo que me decís a veces)... tachán tachán... Anuncio institucional.

Haciéndome eco del post de Sara sobre frases que no se deberían decir a los universitarios (con el que me siento bastante identificada en muchas afirmaciones), me gustaría añadir una nueva frase a la colección: “Venga, esfuérzate un poco más, que ya es el último empujón”.

Vamos a ver. Yo os quiero, queridos, de verdad. Sé que lo decís por mi bien, para darme ánimos. Pero fracasáis estrepitosamente. Sinceramente… NO SOPORTO esa dichosa frase. Porque vamos a ver… si llevara 15 días de estudio, pues como que lo entendería. Pero la realidad es que llevo desde mediados de mayo encerrada en mi casa (salvo breves incursiones la exterior) y… como que ya estoy harta. Vosotros qué os pensáis, ¿qué no llevo esforzándome desde el principio? Pues sí, y mucho… y la cabeza me da vueltas, y tengo el culo más plano que el encefalograma de la Barbiloca (alias La Perla de España). Para colmo de males, este examen, no es el último, con que de “último empujón” pues como que nada de nada.

Sinceramente, niños… preferiría que me mandarais un mensajito de vez en cuando diciendo: “Ánimo Agnes”; o… “estamos contigo” o, el más logrado: “¿quieres que seduzca a tu profe para aprobar?”, así, por lo menos… me arrancáis una sonrisa.
Que unano e de la generación perfecta, y necesita que le den ánimos.

4 comentarios :

Álvaro Aguilar dijo...

Ánimo, Agnes.

Lo de ligarme a tu profe lo decía totalmente en serio, así también me hago un favor a mí mismo que llevo mucho tiempo a palo seco.
Tú nunca serás como la barbiloca... eres mil veces más lista y tienes mucho más glamour.

Besos con lengua... (que hoy es una ocasión especial... quiero animarte)

Agnes dijo...

Al, amol...
¡Si es que como tú no me quiere nadie! me has animado de verdad... eres un cielete. En cuanto pase el examen te mando una ronda de galletas hechas con amor como agradecimiento por estos detalles que tienes conmigo.

¡Ains... con besos como ésos me van a temblar las rodillas!! ahora que yo... encantada.

Álvaro Aguilar dijo...

Agnes... apreciarte como lo hago es lo menos que puedo hacer por ti, con lo que me cuidas.

Por cierto, te he dejado un regalito en mi blog.

Natillitas dijo...

Ánimo, nena. Que lo estás haciendo muy bien.

Besitos de chocolate (seguro que el chocolate te anima)