jueves, 5 de julio de 2007

Ya estoy lista. Soy un melocotón pluscuamperfecto.

Y así es, como bien dice Nat en su blog (que os animo a visitar para que dejéis de teorizar sobre su identidad), una es de la generación pluscuamperfecta, licenciada y desde hoy, además, fruta madura educacionalmente hablando (de lo demás ando más bien verde aún, pero todo se andará).

Esta mañana ha sido la Reválida… y poquitos se han acordado. Toy triste…

En cualquier caso, os lo voy a contar, porque ha sido bastante curioso. Para empezar, el tribunal ha llegado tarde (pa chulos, ellos, que para eso depende nuestro futuro de su puntualidad), y una vez sentaditos todos por clases y en orden alfabético, identificados tanto vía DNI como por portadores de bermudas (ha sido como el “Quién es quién”), la cosa ha empezado en serio. Se han pedido voluntarios para sacar las 2 bolas de los temas, y he salido yo. Me temblaban tanto las manos que he pensado que el paseíllo me vendría bien… ¡¡y vaya si así ha sido!! He metido la mano en la bolsa, he sacado el numerillo, y lo he mirado…

El 15.
Subconsciente: ¿El 15?... ¿no es ese uno de los 3 temas de marketing? (de 22 que había)La Decana de la facultad me enseña la lista de temas
Subconsciente: Jope… pues va a ser que sí… no puede ser, no puede ser, qué alegría, madre mía…

Y en eso que una sonrisa se apodera de mi cara, y se sale de ella, y de no ser porque estaba allí el Tribunal de corrección al completo… lo mismo hasta me hubiera reído. Pero yo miraba a mis compañeros, todos ellos allí, impacientes por la incertidumbre… comiéndose las uñas, los bolis o los carnés…

Subconsciente: La problemática del marketing global… jope, Agnes, eres una crack. Veamos, no es sólo que te hayas pasado un mes en Copenhague hablando del marketing global… es que en ITM también…

Cuando nos han mandado sentarnos, hubiera vuelto a mi sitio, al final finalísimo de la clase, brincando como Heidi o cualquiera de las niñas de la Casa de la Pradera… pero no quería tentar al destino.

¿Resultado? Un cuadernillo completo bien escrito, y limpio. Claro, conciso y preciso, que no hay que amargar al Tribunal.

La parte práctica, empero, ha sido más desastrosa que otra cosa. El primer problema del riesgo y tal… como que me lo he inventado, porque el de Métodos de Decisión… no sé, como que ni verlo.

Así que, mejor que el lunes no me llamen para hacer el oral, más que nada porque estaré con Al en NY disfrutando de la vida…

Se acabóooo,
Porque yo me lo propuse y sufrí
y ahora ya... mi mundo es otro.

Se acabó. Se acabaron los examenes, los madrugones, las malas leches por tener que estudiar 7 temas al día, se acabaron los agobios (no puedo, no puedo), se acabó el no ver a los amigos ni en pintura y las tensiones (no me lo sé, ains, no me lo sé.

Y justo cuando hoy me he dado cuenta que toda esta etapa se habia acabado, no me ha quedado más remedio que dar un salto de alegría.

Y ahora ya... mi mundo es otro

4 comentarios :

Natillitas dijo...

Me alegro mogollón por ti.

Y ese mundo, por desgracia, sigue siendo el mío. Hay en que me despierto y quisiera dedicarme a fregar escaleras.
Y pienso que, si con 18 años supiera lo que sé ahora, me habría metido a estudiar cocina y a la Universidad le hubieran dado por saco.

En fin, como no tengo gorro de cocinero, ni mocho... a ver si consigo ponerme las pilas y ser una chica aplicada... que falta me hará en septiembre.

Besitos de chocolate con copyright

Agnes dijo...

Siempre podemos poner un restaurante... yo pongo la visión empresarial, tú la cocina, y Al la sonrisa.

A gon le ponemos de relaciones y nos forramos, nena.

Besitos, guapa

Álvaro Aguilar dijo...

Lo del restaurante me parece perfecto. En cuanto la bruja piruja me eche de Bulevar, os acompaño al BCA a pedir un creditazo para nuestro proyecto empresarial.

Agnes, estás para morderte. (Estaba yo ahora pensando en la canción esa del mango de la Paulina Rubio... ¿también vale con un melocotón, no?)

Besitos traviesos para mis dos chicas favoritas

Agnes dijo...

Uy... Al, estás tú muy pillín hoy, nene, y eso me encanta.

Tú si que estás estupendo amor, y nada, ponemos en práctica la canción cuando tú quieras...