miércoles, 11 de julio de 2007

Cerrando la Bolsa...

Me he levantado esta mañana con el mensaje de la uni de mi nota de revalida. 6 de la mañana hora local. Vuelta y vuelta como los filetes y a abrazarse de nuevo a Morfeo. Hasta las 8.


Mis pies son una ampolla… tengo tantas, que acaban por fundirse en una en algunos lugares. La compra de las monísimas alpargatas de ayer no es que fuera mala, pero como aquí hace un calor de mil demonios y nos pasamos la vida metro para arriba, metro para abajo, charlas por aquí y charlas por allá y todo a patita, pues como que las ampollas surgen como champiñones tras un día de lluvia.


A día de hoy, martes a las 11 y media de la noche hora local, todavía sigo sin maleta. Pero noticias desde Madrid me cuentan que la cosa avanza y mi equipaje se pasará por la residencia ahora ya mañana a lo largo del día. He acabado por contarle a todo el mundo que el verdadero motivo de que mi maleta siguiera en Londres no era la ineficiencia de British Airways, pero que se encontraba de gin-tonics con la Reina.




Esta mañana tocaba ir a la Cámara de Comercio, que se encuentra en el Empire State Building. Breve charlita, ronda de preguntas de rigor y cada mochuelo a su olivo. En este caso, un par de chicas y yo hemos decidido aprovechar la coyuntura para subir al observatorio del edificio, porque ya que estábamos allí… 18 dólares la subida, pero bueno, ¿cómo vas a ir a NY y no subirte al Empire State?




A la salida, hemos aprovechado para hacer unas comprichuelas antes de marchar a La Bolsa de NY, en concreto zapatos, pues ninguna de las allí presentes soportábamos ya más el suplicio de nuestras sandalias. Una visita al Manhattan Mall ha sido la solución a todos nuestros problemas, y ni que decir tiene que yo he aprovechado para comprarme una muda. Balance: zapatos planos y negros (para que peguen con todo), camisilla vintage, vaqueros y una camiseta de “Fashion is not a Luxury”, todo ello de la marca Bitten, de Sarah Jessica Parker, alias mi ídolo de Sexo en NY. Ni que decir tiene que me he marchado más contenta que unas castañuelas, sobre todo al pagar la cuenta, que no superaba los 45 dólares. Siguiente parada: Victoria’s Secret… porque yo lo valgo y necesito ropita interior.



Por la tarde teníamos jornada en la Stock Exchange de NY, y esta vez era yo la encargada de hacer las preguntas del final y de entregar el regalo. La charla ha estado bastante bien porque, a pesar de que el responsable (vicepresidente de la Bolsa) era un poco marimandón, nos ha explicado el funcionamiento bastante claramente. Pero lo más emocionante estaba por llegar. Resulta que habían escogido a una de las chicas de nuestro grupo para tocar la campana del cierre de la bolsa, un privilegio que sólo se otorga a CEO de grandes empresas, con lo que os podéis imaginar. El resto de nosotros hemos tenido el también privilegio de pasear por el parquet, algo que también está prohibido, y ha sido bestial. A mí me ha encantado. Hemos hecho tropecientas fotos (incluso mientras nos lo prohibían), y hemos estado haciendo migas con alguno de los brokers de allí, que muy amablemente han posado con nosotros. Uno de ellos incluso me dejó sujetar el pad donde reciben las anotaciones. Tan importante ha sido la cosa que hemos salido en la CNN y en la portada de la página web de la Bolsa de NY, que podéis visitar en el siguiente
enlace: http://www.nyse.com/events/1183976557738.html . Para que veáis lo importantes que somos, jijijijijij.




Ya después nos hemos ido de nuevo a al resi, a descansar y cambiaros de ropilla, más que nada, porque aquí se suda la gota gorda. Además, Ezra nos había dicho de llevarnos a Central Park a un concierto de jazz… pero la cosa al final no ha salido como esperábamos (el concierto de jazz se ha convertido en manifestación), con lo que hemos acabado en el río Hudson escuchando el susodicho concierto.

5 comentarios :

Natillitas dijo...

Neeeena
Pero qué emocionante suena todo. Lo de la bolsa, ideal... me moló mucho cuando me lo enseñaste ayer.
Las compras tienen buena pinta. Así que Sexo en Nueva York, ¿eh? Tengo que confesar que nunca le he visto... aún.
He llegado a la página 130 del código de circulación.
Siento lo de tus pobrecitos pies :'(
Ah... ¿sabes qué me he dado cuenta que me haría ilusión? Una banderita yanqui... con eso, el perrito y el cachito de parque sería superfeliz XD

Bueno, melocotoncito... voy a ver si sigo con el librito hasta que empiece Bea (hoy tenemos capítulo potático). Ah, que se me olvidaba... ¿te has enterado de que la semana que viene Al le confiesa a Caye que está enamorado de Bea? Va a ser mortal. Te pasaré los enlaces tan pronto como los tenga, I promise.

Chocolate kisses.

Natillitas dijo...

Chiquilla... estoy desolada. Es la segunda en dos días que escribo "le" en lugar de "la" o "lo" por escribir tan rápido. Hay momentos que se me descolocan los dedos del teclado y me lío... y no veas lo que jode parecer leísta a los ojos de quien no me conozca XD

Pues nada, ya lo he soltado. Yo y mi obsesión ortogrática y gramatical nos vamos con el rollo a otro lado.

sad eyes dijo...

Agnes, hay unos apósitos de Nexcare especiales para ampollas que son una maravilla, en un día pies como nuevos (eso sí, sólo póntelas si no se han abierto, que si se han abierto ya no valen). Allí en cualquier farmacia las tienen.
No te olvides de ir a cenar al Jekyll & Hyde!!!

Besotes

matias dijo...

Como ves,sigo leyendo tus aventuras neoyorquinas!
Muy chula la bolsa de nueva york.Yo conozco algunas bolsas,como la día,carrefour...pero esa me da a mí que no...
Un beso!

Agnes dijo...

Hola a todos... me alegra que sigais mis aventuras desde la diferente geografia espagnola (estos teclados americanos, sin acentos ni nada). Seguire actualizando todo lo que pueda.

Sad Eyes, tomo nota, nena. No sabes lo bien que me va a venir.

Nat... no puedes morirte sin ver Sexo en NY...