lunes, 4 de junio de 2007

Pero... ¿cuánto tienen que ocupar las preguntas?

Bueno… pues acabo de llegar de mi examen y, la verdad, tengo la cabeza como un bombo (además de los ojos secos cual canicas), pero bueno. Antes de cenar os cuento cómo me ha ido, para las hordas de impacientes lectores de éste, mi blog.

El examen ha ido bien. Desde luego way better que el de Super Ratón (lo cual, dicho sea de paso, no es excesivamente difícil). La verdad, pensé que la profe se estiraría y nos dejaría las mismas preguntas que a Barbie Aviación (que hizo el exam hace casi 2 semanitas) y más o menos así fue, aunque nos cambió las estrategias para un producto en fase de madurez – que yo conocía al dedillo – por las de la fase de lanzamiento y… bueno, digamos que fue una pregunta motivo de la duda generalizada de la clase. Sí, sí. Veréis, os cuento. Resulta que las políticas de producto para la pregunta, las que había que contestar (y que yo acerté, ji ji ji) bueno… pues como que no estaban muy claras dentro del temario, pues posibles respuestas había desperdigadas en un par de temas (ya nos pasó a La Belga y a mí por la mañana, que anduvimos discutiendo por el mismo asunto). Y así se lo hizo saber la masa a la profesora, en aproximadamente 25 minutos de preguntas sin parar del tipo de: “peeeero ¿en qué tema está?”, “¿Te refieres a las del principio o a las que salen donde el ciclo de vida?”, “creo que te refieres a las del final”, “ése es el tema 9”, “bueno, entonces qué se supone que es?, “A ver, que yo me aclare… es lo que se supone que haríamos para lanzar un producto, ¿no?”… y así, y así.

Pero la sin duda, más impactante y tremenda pregunta de la ronda fue “Pero… ¿cuánto más o menos tienen que ocupar las preguntas?” Honestly… creí que me daba algo de la risa al oírlo. “23 primaveras al habla” pensé para mí… Me dieron ganas de buscar al autor de semejante absurdez de pregunta y decirle "A ver, alma cándida, si una pregunta vale 1 punto y la otra 4, más el ejercicio de 5 puntos con sólo 1 hora y media de exaen... ¿Tú qué crees? sí, corre, corre y escríbe la historia interminable, que verás qué bien". Finalizando una carrera de segundo ciclo y todavía me encuentro con cosas como ésta... la vida nunca deja de sorprenderme.

Pero eso no fue lo mejor del examen. Sin duda lo mejorcito de todo fue el retraso de 10 minutos de la profesora unido al hecho de que se habían “olvidado” de hacer copias del enunciado. Sí, sí. Como lo oís. Así que, nos tuvieron ¼ de hora esperando mientras “resolvían” el problema, ratito que La Belga, Guali y una servidora aprovechamos para compartir conocimientos y ejemplos varios.

La cosa acabó de la siguiente manera: las preguntas de teoría nos las dictaron. ¿Y el ejercicio práctico lleno de numerillos? Ése lo pegó la teacher en un power point y lo dejó colgado cual presentación durante todo el examen, para el que tuvo la decencia de dejarnos un cuarto de hora más en concepto de “esfuerzo por tener que leer el enuncido de la pantalla”. Ni que decir tiene que aquello provocó una migración de alumnos desde las últimas a las primeras filas cual cebras en el Serenguetti. Tremendo el tema, tremendo.

Porque es absolutamente normal que a las 8 de la tarde no haya copias del enunciado. Porque es absolutamente normal ignorar que tenemos una reprografía que cierra a las 8 y unas preciosas salas de ordenadores con impresoras en la planta sótano. Porque es extremadamente complicado imprimir 40 folios en un despacho de los del piso….

Lo de siempre. IKD is different.

No hay comentarios :