jueves, 30 de noviembre de 2006

¿Chantaje? no, no, no...

Sooooo…

Hoy tenemos chicas solas en la oficina, lo cual está bien, es un descanso bien merecido tras la semanita de aúpa que hemos tenido. Los jefes están de viaje and it works just fine for us…

Tengo una sonrisa en la cara. No es una sonrisa entera. ¿Sabes esas veces en que sonríes pero te guardas parte de la sonrisa? Sonrío, con un poco de cautela, porque aunque soy rematadamente presumida, juraría sobre cualquier cosa que no lo soy tanto… Sonrío porque hoy es uno de esos días en que modelo mental y aspecto real de una combinación de ropa ha salido perfecta… y, ¡qué diablos! Me encanta. Blusa blanca de esas con el cuello alto de aspecto antiguo (que me compré en Berlín adelantando tendencias) y falda color verde Navidad que rescaté del olvido de la percha y ahora luce en mi cintura arreglada desde ayer, algo como lo de la foto de aquí al ladito. Me he puesto un colgante verde que tengo por fuera de la camisa que me ha quedado que ni pintado con aspecto de broche al cuello…

Así que sonrío, sonrío cómplice conmigo misma.

Y encima, “Find a place to crash” ha sido lo primero en sonar en mi ipod esta mañana, un descubrimiento alucinante… de esas canciones que mandan un rayo de energía por el cuerpo… bendito Robbie Williams por ésta y otras joyas como “Sin Sin Sin” que, cuando aparece entre mis reproducciones aleatorias, no puedo evitar sino repetir hasta 3 veces…

Ayer tuve un día espantoso.

Primero, horror de estrés en el trabajo (no despegué el culo de la silla desde que llegué a trabajar), mi jefa quería unos dichosos grafiquitos sobre comercio exterior para poder llevárselos al viaje. A las 14:45 salían por la impresora y yo no me lo podía ni creer.

Así pues, decidí darme mi lujito semanal de los miércoles un poquillo aderezado. En vez del usual mocca + sandwitch en Starbucks, le añadí una cookie… y otra vez a la calle con mi ipod, mi café, e intentado subirme los ánimos.

La clase de métodos… bueno, horrible a ratos. Estamos trabajando con un programita del ordenador y, hasta que conseguí averiguar por qué el óptimo lo era y por qué el profe aseguraba que el precio dual era tal pero no cual, pues sudaba que no veas. También sudaba porque no conseguía averiguar qué diantres me impulsó a ponerme ayer el jersey marrón gordo de cuello vuelto….

Intenté volverme a casa en metro para llegar al tinte, pues tras una paradita acompañando a PPerra, caminar quedaba descartado para llegar antes del cierre. ¿Y bien? La línea 4 cortada de Sanber hasta Goya que, casualmente, son las estaciones que utilizo. Pues nada, a esperar al 21… y a esperar, y a esperar… decidí ir caminando Génova abajo para hacer tiempo, oteando el horizonte from time to time para ver si venía el bus. Llegué hasta Goya.

Vale, retiro lo de espantoso… beyond exagerated. Lets just say… extremely tiring, for example. Eso sí que se ajusta a la realidad.

Ya tengo en marcha la operación tarjetitas de navidad, por cierto… el tema de la foto, por el tema gasto, ha sido descartado. Estuve 1 horita larga entretenida con el plan B, empero, más contenta que unas pascuas y tremendamente motivada.

¿Qué? ¿Nunca os han divertido las manualidades? Porque a mí mucho… era mi asignatura preferida en el cole. Adoro hacer cosas con las manos… y últimamente mi inspiración creativa está por las nubes. ¿El collar del que os hablé? Muy avanzado, y está quedando…

Lo dicho, si sois buenos, recibiréis tarjeta. ¿Qué esperábais? Sólo los niños buenos reciben regalos en Navidad…

Más cosas... Belle y una servidora acabamos de decidir por unanimidad que, mientras PPerra no nos dé nuestros bolsos (aquellos que nos juró nos trajo como regalo de su estancia veraniega en NY y de los que no hemos visto ni las sombras), nosotras no le compramos el regalo de cumpleaños.

Eso, según hemos calculado, nos da aproximadamente la eternidad como tiempo colchón.

¿Chantaje? no, no, no... ¿vosotros no seguís a House, verdad? Esto, queridos, está muy, pero que muy por debajo de lo que comúnmente denominamos chantaje. Esto es... JUSTICIA (y ahora es cuando sonrío diabólicamente)

1 comentario :

Matías dijo...

Entran un inglés, un francés y un español a un bar y al verlos dice el camarero: ¿Esto es un chiste o qué?

Dos iguanas iban caminando y una le dice a la otra:¿Iguana, cómo te llamas tu?Iguanita que tu

Inés,que tal estas y como te ha ido esta semana?No me has escrito ná...