martes, 28 de noviembre de 2006

Bienvenida, Navidad...

Un día vas camino de casa en el autobús sumergida en tu mundo musical para inesperadamente despertar y darte cuenta de que, de pronto, todo ha cambiado: los árboles y luces de navidad sustituyen a las hojas y arreglos de otoño en las tiendas, los pannettones inundan los escaparates de los ultramarinos y el rojo, junto con el dorado y el verde, pasan a cubrirlo todo con una luz que parece casi mágica.

También está el tema de la invasión de las muñecas de famosa, los mil y dos modelos de Barbies y Action Men, la pandemia de papá Noeles... y el Calvo, el Calvo de Navidad. Pero... un momento... ¡¡este año no hay calvo!! me parece una ignominia, qué queréis que os diga, y eso que uno de los abuelos que sale bañándose en el lago del Retiro en el anuncio es mi vecino... una Navidad sin calvo es como una Navidad sin polvorones...


Y hablando de polvorones... ¿habéis visto el anuncio de, creo, ya.com? ese en el que gentecilla disfrazada de ADSL, teléfono, correo y demás se atrinchera ante el próximo ataque de los múltiples iconos navideños? es colosal... no puedo parar de reírme cada vez que lo veo... jajajajaja. Es una metáfora genial...


En fin, señores, den la bienvenida a la Navidad
Un mes, y contando.


Esto me lleva al tema de las luces y el alumbrado navideño… como todos sabréis, y si no, pues os enteráis por aquí, el viernes el Excelso Ayuntamiento de la Comunidad de Madrid dio el pistoletazo de salida al encendido navideño. Como todos sabréis también, y si no, id aquí para más referencias, nuestro excelso alcalde es bastante original con el tema de las luces y… bueno, no es que acierte siempre, precisamente. El año pasado fue una hecatombe (¿quién no recuerda las famosas y archinavideñas palabrillas de Alcalá?) Y bueno, este año parece que algo ha mejorado la cosa. Algo.

Parece ser que este año se iluminan 30 espacios públicos más que el pasado año (lo cual, dada la progresión del Sr. Gallardón, no tiene por qué ser una buena noticia), y se triplica el número de bombillas, a pesar de lo cual el Ayuntamiento prevé reducir el consumo eléctrico de 2,4 a 2,1 millones de kilovatios hora y bajar su factura de 240.000 a 227.100 euros gracias a las lámparas LED, de menor gasto energético. ¿Os dais cuenta qué brillante (y nunca mejor dicho)? ¿Más luces por menos consumo?

En total, ocho millones de bombillas alumbrarán n la Navidad en las 147 calles más comerciales de Madrid con diseños de Agatha Ruiz de la Prada (quien de seguro ha iluminado la calle Ibiza, con unas horrendas mantas de rayas de colores en diferentes sentidos), Devota&Lomba, Ben Busche, Isabel Barbas o Sergio Sebastián. No las he visto todas, así que no puedo opinar del todo, pero… jope, ya he dicho que hay algunas… de todas formas, para más información además de las imágenes aquí expuestas, siempre podéis coger el autobús navideño, que os da un tour para que veáis las luces al módico precio de 1€…

Pero, más noticias desde le mundo de los vivos – aunque hay que reconocer que si fueran desde el de los muertos, sí que serían noticias…- Esta mañana me he encontrado con la enorme sorpresa de una nueva máquina en el autobús para la “futura validación” de no sé qué tarjeta.

¿Acaso van a cambiar nuestro querido abono transportes por una nueva tarjeta que añadir a la colección? Porque, seamos sinceros… las tenemos a porrillo: la del vips, las de crédito (en mi caso LA de crédito), el carnet joven, el de la universidad (con ese delicioso color huevito), la del videoclub, la de ECI… y otras tantas. Parece que no, pero poco a poco nuestras carteas se parecen más a un sandwitch vips que a un monedero… ¡y lo que consiguen que pese el bolso!

En fin, ya se verá… ¿alguno ha visto la máquina de la que os he hablado?

En fin, en fin... además...


¡Hoy es martes!

No hay comentarios :