martes, 21 de febrero de 2006

De vuelta...

¿Qué os creíais, que os tenía abandonados? Pues va a ser que no.

Lo que ha sucedido es que mis tan ansiadas vacaciones de 4 días se han convertido en 4 orondas e intensivas jornadas de dedicación plena a la dirección comercial, algo que os garantizo hubiera deseado evitar a toda costa.

¿Recordáis el trabajo de Freixenet que estaba haciendo? Pues teníamos que entregarlo ayer lunes. El tema es que, a pesar de que teníamos hecho gran parte del trabajo, al imprimirnos las normas descubrimos nuevas y variadas formas de depresión, materializadas todas ellas en nuevos y olvidados apartados, restricciones de papel… y un largo etcétera que me ha traído por la calle de la amargura durante todo el fin e semana. Lo único bueno ha sido descubrir que mi creatividad e imaginación no tienen límites. Conclusión: la calle, ni verla. Una lástima, para qué engañarnos…

Parte del trabajo consistía en hacer la dichosa presentación del mismo (pues exponíamos el mismo lunes) y ahí, todo hay que decirlo, me he lucido de lo lindo. Como le dije a un compañero (y mal que a éste le pese o le incomode la expresión) es una presentación visualmente impecable, así, con todas las letras. TREMENDA se me queda corto… con deciros que hay compañeras que me han pedido que les haga la suya (previo pago, por su)…
Lo único malo es que el Bociguismo tuvo a bien darnos plantón aquejada de un cólico frenético... os juro que cuando me enteré casi me da un síncope de la ira, pero bueno, pobre señora...
Para muestra, un botón. Se aceptan encargos

No hay comentarios :